4 errores que cometes cuando empiezas una dieta basada en plantas

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Contenido del artículo

Los beneficios de las dietas basadas en plantas son válidos y diversos, ya que promover los hábitos alimenticios donde predominan los vegetales está relacionado con una mejor salud a largo plazo y una mayor expectativa de vida. Sin embargo, cualquiera puede cometer algunos errores cuando se está adentrando en una nueva dieta. No obstante, existen algunas estrategias y consejos seguir de manera efectiva una dieta basada en vegetales.

Antes de que cometas errores irreversibles y decidas tirar a la basura esta dieta nosotros, te comentamos los 4 errores más comunes de este tipo de dietas para evitarlos fácilmente.

Errores más comunes al comenzar una dieta basada en plantas

4 errores cuando empiezas una dieta a base de plantas

1. Cortas inmediatamente el consumo de carne

Para empezar, debes entender que una dieta basada en plantas no significa que te conviertas instantáneamente en vegetariano o vegano. Aunque sea similar, quiere decir que tu dieta se compone en su mayoría por vegetales y frutas provenientes de las plantas, como legumbres, frutos secos, semillas, aceites, granos enteros y frijoles. También incluye una limitada porción de productos lácteos y carnes, siempre en moderación.

Al incluir una diversa cantidad de alimentos, no te exige la restricción suprema en tu dieta, lo que hace que puedas comer sin privarte de algunos antojos saludables de vez en cuando. Con este método, tu mente cambiará su perspectiva sobre los alimentos y dejará de pensar en los productos carnívoros como principales alternativas, dándole mayor protagonismo a los vegetales.

¿Es beneficioso cortar por completo el consumo de carne?

2. No obtienes los nutrientes necesarios

Con toda la variedad de alimentos entre los que puedes elegir, no deberías tener problemas con tus nutrientes. Sin embargo, en algunas ocasiones la restricción drástica de las carnes y los lácteos pueden dificultar la obtención de la vitamina B12, hierro, zinc y los ácidos omegas 3. Por ello, lo mejor es que, antes de comenzar una dieta como esta, armes un plan que te guíe para saber de donde obtener los nutrientes.

La vitamina B12 es fácil de conseguir en diferentes carnes animales, lácteos, huevos y pescado. Es muy importante que no carezcas de ella, porque juega un papel esencial en la formación de las células saludables y en el funcionamiento neurológico. Otros alimentos en donde puedes encontrarla son en la levadura nutricional, cereales fortificados y en bebidas vegetales.

Por otro lado, el hierro es necesario para mantener la salud muscular; por ello, asegúrate de consumir alimentos como espinacas, avena fortificada, cereales y albaricoques deshidratados. No te olvides tampoco de obtener la suficiente cantidad de zinc para ayudar a tu sistema inmunológico. Este increíble nutriente puede ser hallado en diferentes cereales fortificados y comidas a base de soja como el tofu.

Por último, al igual que las anteriores, los ácidos omegas 3 se localizan en ciertos frutos secos y semillas y en pescados como el salmón y las sardinas.

La falta de vitamina B12 y sus consecuencias

3. Te apoyas en carnes alternativas

La transición a una dieta basada en plantas a veces hace que tengas una recaída y termines adquiriendo una imitación a la carne que no te beneficie, ya que la mayoría de ellas contienen sodio, saborizantes artificiales y conservantes que dañan a tu organismo. Además, algunas de ellas poseen ingredientes procesados.

Lo primero que debes hacer para evitarlos es leer la etiqueta donde todos los valores nutricionales están a la vista y mantenerte atento a los niveles de sodio, ya que una cantidad mayor al 20% de tu valor diario es demasiado alta.

También deberías revisar las grasas saturadas, tu objetivo debe ser conseguir la mayor cantidad de ingredientes reales provenientes de los granos enteros, nueces y guisantes.

¿Las carnes alternativas son saludables?

4. Comes demasiados carbohidratos y pocas proteínas

La primera opción luego de cortar el consumo de carne es caer sobre los carbohidratos- nadie puede negar que el pan, la pasta y otras delicias a base de harina son irresistibles, pero el problema es que los carbohidratos procesados pueden hacer subir tus niveles de azúcar en sangre. Esto hace que entres en un ciclo vicioso de consumo de azúcar.

Por el contrario, las proteínas toman mucho más tiempo en ser digeridas y ayudan a mantener estables los niveles de tu sangre, controlando de esta manera tu apetito. Por ello, debes aumentar tus proteínas a lo largo del día.

Comienza por la mañana, utilizando leche de nuez alta en proteínas en lugar de la regular o, agrega frijoles a tu ensalada durante el almuerzo. Otra opción popular es usar polvo de proteína en licuados y complementar tu dieta con semillas y pequeños snacks de mantequilla de maní natural.  

Ingerir proteínas para disminuir el hambre

Conclusión

Cada vez que cambies tus hábitos, será un poco difícil acostumbrarse a la nueva rutina, pero eso no puede detenerte de probar nuevas vías para llegar a esos objetivos que tanto deseas. No te des por vencido si las dietas no funcionan como tu querrías, dales un poco de tiempo y se constante. Si al final decides no continuar con ella, puedes probar otras alternativas, siempre teniendo en cuenta tus necesidades.

Referencias

  • Jaime, O. 5 Mistakes You’re Making When Starting a Plant-Based Diet. Para Livestrong. [Revisado en Noviembre de 2019].

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario

¡Suscríbete y recibe nuestros últimos artículos directamente en tu correo!