¿puede el café acelerar tu metabolismo?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

El café es una bebida cuyo componente principal es la cafeína, una de las sustancias más efectivas para adelgazar ya que ayuda a movilizar los tejidos grasos y acelerar el metabolismo.  Sin embargo, es necesario conocer bien cómo funcionan los mecanismos que propician este efecto y saber utilizar el café de una manera eficaz.

¿Qué componentes tiene el café?

El café es una bebida que contiene sustancias biológicamente activas que pueden acelerar nuestro metabolismo como:

  • Cafeína, teobromina y teofilina: sustancias con efectos estimulantes.
  • Ácido clorogénico: ayuda a enlentecer la absorción de los hidratos (1).

La cafeína es la más importante de ellas. Lo que hace en nuestro cerebro es bloquear un neurotransmisor inhibidor llamado adenosina. De este modo, se incrementa la activación de las neuronas y el lanzamiento de neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina (2).

¿El café ayuda a destruir la grasa?

La cafeína  en cierto modo sí que puede descomponer la grasa de nuestros tejidos grasos gracias a que estimula nuestro Sistema Nervioso Central de forma que éste envíe la orden de descomponer la grasa (3).

Además, también aumenta los niveles de adrenalina en sangre, factor que ayuda a que la grasa se transforme en ácidos grasos. De este modo, nuestro cuerpo puede utilizar la grasa como fuente principal de energía (4).

cafe

¿El café puede aumentar la tasa metabólica?

La Tasa Metabólica en Reposo (TMR) indica la cantidad de calorías que podemos quemar mientras descansamos, por lo que cuanto más alta sea, más facilidad tendremos para adelgazar incluso aunque ingiramos muchas calorías.

Gracias a la cafeína nuestra TMR puede aumentar entre un 4-11% (5), causando además un incremento en la cantidad de grasa quemada (6). También puede aumentar nuestro rendimiento atlético entre un 11-12% gracias a la transformación de grasa en ácidos grasos (7).

Este efecto puede verse aumentado cuanto más jóvenes y esbeltos seamos, pero también aparece en individuos con problemas de sobrepeso y de más edad (8 y 9).

¿El café ayuda a adelgazar?

A corto plazo, la cafeína puede aumentar la tasa metabólica y estimular la quema de grasas, pero a largo plazo la gente acaba creando una tolerancia hacia ella y por lo tanto necesitaría cada vez una cantidad mayor para notar sus efectos (10).

Sin embargo, existe la posibilidad de que la cafeína de alguna manera pudiera ayudar a reducir el apetito, aunque no es algo que todavía haya sido corroborado científicamente (11 y 12).

Por lo tanto, el que la cafeína nos ayude a perder o no peso a largo plazo va a depender de factores individuales, pero sin duda puede ser una sustancia muy útil para complementarla con otras estrategias para perder peso.

cafe antes de ejercicio

¿Cómo utilizar el café para adelgazar?

Cómo hemos dicho, la cafeína puede crear tolerancia a largo plazo, por lo que sus efectos positivos para la pérdida de peso pueden verse disminuidos con el tiempo.  No obstante eso, es posible sacar provecho de la cafeína consumiéndola de forma interrumpida para evitar dicha tolerancia. Tomarla durante dos semanas, seguidas de otras dos semanas de descanso podría ser una buena opción para sacarle rendimiento durante mucho tiempo.

Además, el café no solamente nos va ayudar para perder peso, sino que es una de las mejores fuentes de antioxidantes a la que podemos acceder, superando incluso a  algunas frutas y la verduras. Por lo tanto, si la utilizamos de manera inteligente, el café puede tener muchos beneficios para nuestro organismo y nuestro rendimiento deportivo.

Referencias

  1. Thom, E. (2007). The effect of chlorogenic acid enriched coffee on glucose absorption in healthy volunteers and its effect on body mass when used long-term in overweight and obese people. The Journal of International Medical Research, 35(6), 900-908.
  2. Fredholm, B. B. (2009). Adenosine, Adenosine Receptors and the Actions of Caffeine. Pharmacology & Toxicology, 76(2), 93-101.
  3. Kim, T., Shin, Y., Lee, J., Min, Y. y Yang, H. (2010). Effect of caffeine on the metabolic responses of lipolysis and activated sweat gland density in human during physical activity. Food Science and Biotechnology, 19(4), 1077-1081.
  4. Keijzers, G. B., de Galan, B. E., Tack, C. J. y Smits, P. (2002). Caffeine Can Decrease Insulin Sensitivity in Humans. Diabetes Care, 25(2), 364-369.
  5. Koot, P. y Deurenberg, P. (1995). Comparison of changes in energy expenditure and body temperatures after caffeine consumption. Annals of Nutrition & Metabolism, 39(3), 135-142.
  6. Acheson, K. J., Gremaud, G., Meirim, I., Montigon, F., Krebs, Y., Fay, L. B.,… Tappy, L. (2004). The American Journal of Clinical Nutrition, 79, 40-46.
  7. Doherty, M. y Smith, P. M. (2005). Effects of caffeine ingestion on rating of perceived exertion during and after exercise: a meta-analysis. Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, 15(2), 69-78.
  8. Arciero, P. J., Gardner, A. W., Calles-Escandon, J., Benowitz, N. L., poehlman, E. T. (1995). Effects of caffeine ingestion on NE kinetics, fat oxidation, and energy expenditure in younger and older men. American Journal of Physiology – Endocrinology and Metabolism, 268(6), E1192-E1198.
  9. Bracco, D., Ferrarra, J. M., Arnaud, M. J., Jequier, E. y Schutz, Y. (1995). Effects of caffeine on energy metabolism, heart rate, and methylxanthine metabolism in lean and obese women. American Journal of Physiology – Endocrinology and Metabolism, 269(4), E671-E678.
  10. Boulenger, J. P., Patel, J., Post, R. M., Parma, A. M. y Marangos, P. J. (1983). Chronic caffeine consumption increases the number of brain adenosine receptors. Life Sciencies, 32(10), 1135-1142.
  11. Tremblay, A., Masson, E., Leduc, S., Houde, A. y Després, J. (1988). Caffeine reduces spontaneous energy intake in men but not in women. Nutrition Research, 8(5), 553-558.
  12. Gavrieli, A., Yannakoulia, M., Fragopoulou, E., Margaritopoulos, D., Chamberland, J. P., Kaisari, P.,… Mantzoros, C. S. (2011). Caffeinated Coffee Does Not Acutely Affect Energy Intake, Appetite, or Inflammation but Prevents Serum Cortisol Concentrations from Falling in Healthy Men. The Journal of Nutrition. doi: 10.3945/jn.110.137323.