La manera más sencilla de prevenir los antojos

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Tener hambre no es malo ya que es la señal que recibe nuestro cerebro como respuesta a la necesidad del cuerpo por obtener nutrientes. De esta manera, podemos tener la energía suficiente para funcionar en nuestro día a día. Por contra, el antojo por comer puede poner en peligro nuestro objetivo de perder grasa.

Un antojo se puede definir como la necesidad del cerebro de ser recompensado mediante la ingesta de un alimento. En cierta medida se puede comparar con lo que siente una persona que sea o haya sido adicta a las drogas, el alcohol o el tabaco, ya que también se tiene la sensación de que se necesita una sustancia para conseguir bienestar.

Quién haya experimentado esta sensación sabrá que en esos momentos nos invade el deseo de comer lo antes posible, eligiendo probablemente una opción poco saludable. En algunas ocasiones este deseo lo podemos parar, pero en otras se hace muy difícil de manejar y nos puede llevar a sufrir atracones de comida (especialmente comida basura y dulces).

beneficios de la proteína

Sorprendentemente la proteína previene los antojos

Ahora ya sabemos que los antojos son difíciles de controlar, pero afortunadamente también podemos prevenirlos. Una de las mejores maneras es el incremento de la ingesta de proteína, ya que este macronutriente aumenta significativamente la sensación de saciedad de nuestro cerebro.

Un estudio señala como aumentando el porcentaje de calorías procedentes de la proteína hasta un 25% se pueden reducir las ansias por comer hasta en un 60%. No solamente eso, sino que la proteína también nos libraría de los deseos de comer a medianoche, conducta que puede dificultar la tarea de perder peso (Rogers y Smit, 2000).

Resulta interesante ver que en dicho estudio se vio como el número de comidas tomadas durante el día tuvo menos relevancia que el hecho de tomar comidas altas en proteína, por lo que no sería necesario comer cada 3 horas para sentirnos saciados, sino asegurarnos de tomar una cantidad suficiente de proteína.

En otro estudio realizado en mujeres se observó que cuando éstas tomaron un desayuno alto en proteína también disminuyeron significativamente las ganas de comer entre horas o en medio de la noche (Hoertel, Will y Leidy, 2014).

Una explicación a este efecto podría tener relación con la dopamina, ya que las personas con unos niveles de dopamina bajos pueden compensar este déficit mediante la ingesta de alimentos sabrosos, lo que a la larga les puede provocar un problema de sobrepeso.

Tomando más proteína se puede aumentar la secreción de este neurotransmisor así como la concentración de ácido homonavílico, también clave para controlar las adicciones.

cómo evitar atracones

¡Olvídate de esos antojos que no te dejan vivir!

Darse un capricho alguna vez en forma de comida rápida o dulce no es malo, el problema viene cuando abusamos de estos alimentos ya que, aparte de que ya de por sí son nocivos, aumentan el nivel de insulina de nuestro organismo y a la larga acabamos teniendo más hambre, por lo que adelgazar se torna en una misión bastante difícil

Sin embargo, si aumentas la proteína o si simplemente tomas un buen desayuno alto en proteína experimentarás menos ganas de tomar a lo largo del día alimentos azucarados, por lo que te será más fácil seguir una dieta equilibrada.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario