La energía de los alimentos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El organismo humano obtiene la energía necesaria para nuestro día a día a partir de una serie de nutrientes; concretamente, a partir de los macronutrientes: los hidratos de carbono (denominados también carbohidratos, glúcidos o azúcares), proteínas y lípidos (grasas). La energía de estos nutrientes es transformada en el cuerpo en energía para el funcionamiento de nuestro sistema nervioso, energía mecánica para el trabajo muscular y energía química para el mantenimiento de la temperatura corporal.

Cuando nos referimos a la energía, nos resultará más fácil hablar en la unidad de medida del consumo de energía. La energía puede medirse en julios o en calorías. Un julio se define como el trabajo realizado por la fuerza de un newton en un desplazamiento de un metro, siendo la medida oficial del sistema internacional para la energía y el trabajo. Sin embargo, a nosotros nos interesa más darle un enfoque desde el punto de vista de la nutrición, por lo que trabajaremos con el término caloría. Una caloría es la energía necesaria para aumentar un grado de temperatura. Dado que las cantidades de energía que entraña nuestro metabolismo son muy elevadas, nos resultará más útil hablar de kilocalorías (kcal), que corresponde a 1000 calorías. Por otro lado, una caloría son 4,184 julios, y 1 julio son 0,24 calorías.

El contenido energético de los alimentos es medido en kcal y se mide quemando el alimento en un calorímetro, para, de esta manera, observar el calor que desprende. El contenido calórico de los alimentos dependerá de los nutrientes que lo conformen, ya que cada macronutriente contiene una cantidad de energía por gramo distinta:

  • 1 gramo de grasa = 9 kcal
  • 1 gramo de alcohol etílico = 7 kcal
  • 1 gramo de proteína = 4 kcal
  • 1 gramo de hidrato de carbono = 4 kcal

Como ya mencionamos, no todas las sustancias nutritivas aportan energía. Por ejemplo, los micronutrientes (vitaminas y minerales), el agua y la fibra no aportan energía.

Si queremos calcular la composición energética de un alimento debemos conocer cual es su composición exacta de nutrientes. Esto podemos observarlo mejor mediante un ejemplo, que nos servirá para calcular cualquier otro alimento.

Por ejemplo:

Por cada 100 gramos de chorizo hay:

  • 22 gramos de proteína
  • 32,1 gramos de grasa
  • 2 gramos de hidratos de carbono

Una vez conocidos los nutrientes que componen el alimento, resultará sencillo el cálculo de la composición energética:

  • 22 gramos de proteína x 4 kcal/gramo de proteína = 88 kcal
  • 32,1 gramos de grasa x 9 kcal/gramo de grasa = 288,9 kcal
  • 2 gramos de hidraos de carbono x 4 kcal/gramo de hidratos = 8 kcal

Total kcal = 88 + 288,9 + 8 = 384,9 kcal por cada 100 gramos de producto.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.