¿pueden ser el café y la cafeína realmente adictivos?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio 5,00 de 5)
Cargando…

¿Conoces a alguien que no pueda iniciar su mañana con energía sin haber tomado una taza de café? ¡Tal vez seas tú mismo! Y es que no hay duda de sus efectos positivos, especialmente si tienes un día estresante por delante.

Ahora bien, la cafeína es una de las drogas más utilizadas en el mundo; de hecho, su ser adicto al consumo de cafeína es una de las pocas adicciones aceptadas por la sociedad en general.

No obstante, muchas personas evitan ingerir café o cualquier forma de cafeína por miedo o temor a volverse adictos; pero, ¿realmente es adictiva la cafeína? ¿su consumo conlleva efectos nocivos para la salud? Todas estas son preguntas que generalmente se plantean a la hora de hablar de la cafeína.

Descubre todo lo que debes saber sobre el café y la cafeína, y si son realmente adictivos.

Síntomas de la adicción al café o cafeína

¿Qué son la cafeína y el café?

El café es una bebida hecha a partir de las semillas tostadas de la planta de café; se utiliza principalmente para obtener energía, pero la verdad es que, independientemente de sus beneficios, es consumida por millones de personas a diario.

Uno de los componentes del café es la cafeína, una sustancia psicoactiva a la cual se le atribuye los efectos adictivos del café. Sin embargo, ingerir cafeína también supone varias consecuencias positivas como lo son incrementar el metabolismo, aumentar el rendimiento deportivo e incluso, mejorar el estado de ánimo.

Por lo general, cada taza de café contiene aproximadamente unos 100 mg de cafeína, una cantidad recomendada para el adulto promedio. Una vez consumida la cafeína, sus efectos pueden notarse a partir de una media hora después de haber la ingerido, pudiendo durar hasta hasta tres horas dependiendo de la persona.

Efectos de consumir cafeína

¿Qué efectos tiene la cafeína en el cerebro?

Cuando consumimos cafeína, ésta es rápidamente absorbida durante el proceso digestivo. Una vez estando en el cerebro, la cafeína tiene un efecto estimulante, principalmente por su estructura química, puesto que se parece a la adenosina, una molécula que tiene un efecto relajante sobre el Sistema Nervioso Central.

Básicamente la cafeína bloquea los receptores de adenosina en el cerebro, bloqueando la sensación de cansancio y estimulando la liberación de otros estimulantes como la dopamina, la cual aumenta el estado de alerta y potencia la función cerebral.

En líneas generales, la cafeína aumenta la concentración, el bienestar, la energía, la motivación al trabajo, y reduce la sensación de cansancio y la apatía.

Efectos de la cafeína en el cuerpo

¿La cafeína puede ser adictiva?

Pues sí, definitivamente la cafeína puede resultar una sustancia adictiva pero, ¿cómo sucede esto? Bien, cuando se consume reiteradamente, la cafeína puede puede conducir a cambios químicos en el cerebro; un ejemplo de ello es que el cerebro produce más receptores de adenosina para compensar los bloqueados por la cafeína.

Aunado a esto, una mayor cantidad de receptores de adenosina también supone que se deba consumir una mayor cantidad de cafeína para lograr los mismos efectos de una “dosis recomendada”. De aquí viene que los consumidores de café aumenten progresivamente las cantidades a través del tiempo.

Por otra parte, al dejar de consumir bruscamente cafeína, ya tu cerebro habrá reproducido una gran cantidad de receptores de adenosina, lo cual generará una fuerte sensación de cansancio al permitir mayor recepción de dicha molécula en el cerebro.

No obstante, además de la adicción física a la cafeína por los cambios químicos que produce en el cerebro (si se consume diariamente), también se puede hablar de una adicción conductual a la cafeína.

La adicción conductual a la cafeína se refiere la cultura y entorno social en el que te encuentres, sumándole las sensaciones positivas que produce su consumo; sin embargo, aún no está totalmente claro cómo se genera dicha adicción, por lo que se necesita más investigación al respecto.

Señales de que eres adicto a la cafeína

¿Cuándo se convierte la cafeína en adicción?

De momento no existe un cálculo exacto para determinar cuándo el consumo de cafeína puede convertirse en una adicción; sin embargo, quienes ingieren cafeína más a menudo tienen mayor riesgo de hacerse adictos que aquellos que consumen cafeína esporádicamente.

De hecho, algunos expertos aseguran que los síntomas de abstinencia como lo son el dolor de cabeza, la ansiedad, falta de concentración, somnolencia e irritabilidad pueden aparecer tan solo 24 horas luego la última ingesta de cafeína y puede durar hasta 9 días. También pueden darse los síntomas por reducir la dosis diaria de cafeína a 100 mg por día, que es lo equivalente a tomar una taza de café.

Sin embargo, lo bueno es que si quieres dejar la adicción a la cafeína, luego de los dos primeros días de fuertes síntomas de abstinencia, estos comienzan a bajar gradualmente hasta que recuperas tu estado natural de salud.

Cómo saber si soy adicto a la cafeína

¿Debe limitarse la ingesta de café o cafeína?

Pese a que el consumo de cafeína puede tener múltiples beneficios para la salud, consumirla en exceso podría causar más daño que consecuencias positivas en el organismo.

Algunos expertos considera que el límite de la dosis de cafeína diaria debe ser de 400 mg. por día, lo cual equivale aproximadamente a 4-5 tazas de café. De todas formas, si quieres prevenir la adicción a la cafeína, lo mejor es que limites el consumo diario a 200 miligramos, es decir, a 2 tazas de café.

Ahora bien, para las personas que sufren de insomnio o ansiedad, lo más recomendable es que se evite el consumo de café, puesto que puede causar síntomas como palpitaciones (taquicardia), nerviosismo y aumenta los síntomas de la ansiedad.

Por otra parte, la cafeína también es señalada como la causa de algunos dolores de cabeza y migraña. Para quienes suelen tener un metabolismo lento, el consumo de cafeína puede aumentar el riesgo a un ataque del corazón.

Si sufres de hipertensión, la cafeína también puede elevar ligeramente la presión arterial, por lo que también debes limitar su consumo. Si estás embarazada, evita consumir más de 200 miligramos por día, o como se ha dicho anteriormente, su equivalente a dos tazas de café.

De todas formas, si sufres de alguna condición o enfermedad diferente, lo mejor es que consultes a tu médico de confianza para determinar cuál es tu cantidad recomendada de cafeína, o en su defecto, si realmente puedes ingerirla.

Ingesta recomendada de cafeína

Conclusión

Definitivamente el café y la cafeína tienen propiedades adictivas que pueden llegar a causar dependencia; sin embargo, dependerá de la dosis y la frecuencia de consumo lo que determinará o no la adicción a dicha sustancia.

De igual manera, los factores de riesgo de adicción pueden ser diversos y depende de las características de cada persona. Sin embargo, si estás consumiendo cafeína y no hay sobre lo cuál preocuparte, puedes continuar haciendolo; eso sí, siempre con moderación.

Referencia

  • Alina Petre. “Are Coffe and Caffeine Addictive? A Critical Look”. Para Authority Nutrition [Revisado en Marzo de 2017]