¿Es beneficioso el yoga para las mujeres embarazadas?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando una mujer está esperando un bebé, no tiene muy claro qué puede hacer y qué no. Por ejemplo, una idea tan extendida como errónea es que el deporte es perjudicial en esta etapa de la vida. Nada más lejos de la realidad. La actividad deportiva permite al cuerpo desarrollarse a la perfección siempre y cuando se realice de la forma adecuada. Por ello, hoy vamos a hablarte de los beneficios del yoga para embarazadas. Te sorprenderá todo lo que puedes conseguir con unos minutos a la semana.

Los beneficios del yoga para mujeres embarazadas

Los beneficios del yoga para embarazadas son numerosos. Ahora, sabemos que una de las preocupaciones que también existen a la hora de practicar deporte en este estado es la vestimenta con la que una se sienta cómoda y con la que no perjudicar al bebé lo más mínimo. Para disfrutar de la necesaria libertad de movimientos durante el yoga, existe una moda deportiva especialmente adaptada a las necesidades de las embarazadas.

Ahora que ya sabes que el deporte cada vez está más adaptado a todo tipo de situaciones, vamos a describir qué ventajas ofrece el yoga para embarazadas.

El mejor ejercicio para el embarazo

Son muchos los estudios que se han hecho sobre el deporte y el embarazo. De este modo, se ha llegado a la conclusión de que una de las actividades más efectivas es el yoga, incluso más que las clases prenatales o caminar. La razón es que se trata de un deporte que puede ser desarrollado de forma totalmente segura, teniendo en cuenta posturas muy estudiadas y controlando en todo momento la respiración, que favorece la relajación de la futura mamá.

Reducción de la depresión

Asimismo, el yoga es perfecto para reducir los síntomas de la depresión durante el embarazo. Sobre todo si mientras se practica este deporte se apuesta por posturas que exigen la meditación. Es una forma de reducir la ansiedad y aquellas energías negativas que pueden invadir a las mujeres a lo largo de este proceso.

Aumento de la función inmunológica

Otro de los beneficios del yoga para embarazadas es que este deporte aumenta la función inmunológica. Esto sucede si se asiste a clases de setenta minutos un par de veces por semana desde la semana dieciséis a la treinta y seis.

Preparación para el parto

Por otro lado, el yoga no es solo ideal para pasar lo mejor posible los nueve meses de embarazo, sino que también es perfecto para que las mujeres se preparen de la forma más adecuada para el parto. Entre otras causas, permite reducir el dolor e, incluso, algunos expertos piensan que se trata de una forma de eliminar las posibilidades de tener una cesárea.

Yoga para embarazadas

Otros beneficios del yoga para embarazadas

Aquí puedes encontrar otras razones por las que practicar yoga, pero, además, nosotros podemos añadir más datos. Y es que, el yoga es capaz de disminuir el dolor de espalda. La razón es que con esta práctica deportiva se mejora la postura corporal. Asimismo, se trata de un deporte que ayuda a dormir mejor. El motivo es obvio, se trata de una actividad relajante que reduce tanto la sensación de estrés como la de fatiga. Por otro lado, se trata de una forma de conseguir conectar con el bebé de un modo más fuerte. La razón es que te concentras en tu respiración, por lo que el cuerpo se vuelve más consciente de todas las sensaciones que se encuentran en él, incluidos, por ejemplo, los movimientos del bebé.

Contraindicaciones

Como hemos dicho antes, el yoga para embarazadas está más que recomendado. Sin embargo, como sucede en otros deportes, hay ciertas cosas que debes evitar con el fin de no sufrir ningún tipo de riesgo durante su práctica.

Evitar ejercicios de mucho esfuerzo

El primer consejo es evitar aquellos tipos de yoga en los que haya que llevar a cabo mucho esfuerzo. Un ejemplo sería el ashtanga. Durante el embarazo, lo más recomendable es el yoga prenatal o el hatha yoga. Todas sus posturas son realmente seguras y se adaptan al periodo de gestación.

Evitar las altas temperaturas

Por ejemplo, existen clases de yoga que se llevan a cabo con altas temperaturas, como el Bikram yoga. Realmente, una mujer embarazada debería alejarse de las altas temperaturas a la hora de practicar cualquier tipo de ejercicio físico. Igualmente, en esta época es importante apostar por una ventilación adecuada.

Evitar ciertas posturas

Aunque el yoga sea ideal para embarazadas, es importante evitar algunas posturas, pues pueden comprimir el vientre o quizás exijan demasiado estiramiento del abdomen. Asimismo, las posturas en las que haya que acostarse sobre la espalda o las posturas invertidas también habría que dejarlas a un lado con el fin de proteger la salud del bebé.

Apostar por la comodidad

En el caso de estar embarazada y practicar yoga, una no debe realizar posturas con las que no se sienta cómoda y con las que tenga que forzar el cuerpo. De este modo, si en algún momento del entrenamiento te cuesta respirar o hablar, tendrás que parar de inmediato.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

Deja un comentario