Desmontamos 10 grandes mitos de la figura del entrenador personal

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

El mundo del entrenamiento personal puede ser un arma de doble filo. Como todo en la vida pueden existir dos caminos para realizar las cosas, uno es tratar de hacer las cosas bien y con interés y el otro no prestar la atención que merece a la persona con la que estás trabajando.

Hoy en día parece ser que el hecho de tener un entrenador personal va siendo algo más aceptado y concebido en nuestra sociedad. Y no es para menos ya que los entrenadores personales somos responsables de la salud de las personas y para ello tenemos una herramienta muy beneficiosa y de la que somos expertos, el ejercicio físico.

Conoce ciertas teorías, mitos e ideas erróneamente preconcebidas acerca de la figura del entrenador personal.

Los 10 mitos del entrenador personal

1. El entrenador personal trabaja solo por dinero

Ciertas personas piensan que los entrenadores personales únicamente buscan adquirir más y más clientes para poder ganar más dinero. Bien es cierto que el entrenamiento personal es un negocio, pero también es cierto que dentro de cualquier negocio es necesario velar y preocuparse por tus clientes, más aún cuando su salud está a tu cargo. Un buen entrenador personal ha de preocuparse por ti y mostrar interés.

Mitos del entrenador personal

2. Todos los entrenadores deben de ser altos y fuertes

Debido al desconocimiento y la historia que el mundo del fitness arrastra, es común que la gente piense que si no eres grande y muy musculado no puedes ser entrenador. Lógicamente, un entrenador personal debe predicar con el ejemplo. Un hombre claro seguramente no te pueda vender crecepelo, en este caso, un entrenador debe estar en buena forma física. Sin embargo, el conocimiento es uno de los poderes más fuertes de todo ser humano, por ello has de exigir que tu entrenador personal, aparte de mostrarte un buen físico, te demuestre también que posee los conocimientos necesarios acerca del entrenamiento.

3. A los entrenadores les gusta verte sufrir

Dependiendo del objetivo de cada cliente, el estrés aplicado en su cuerpo será mayor o menor. En ciertas ocasiones, cómo cuando se pretende aumentar la masa muscular, el entrenamiento puede llegar a tener un pequeño punto de sufrimiento. Sin embargo, es importante diferenciar que no siempre es necesario llegar a esta situación. De hecho, existe un error común en ciertos entrenadores personales: no realizar entrenamientos divertidos.

No olvides que en ciertos momentos es posible que tengas que esforzarte y sufrir, pero la diversión y el juego es algo fundamental además de ser biológicamente innato. Exige diversión en los entrenamientos a tu entrenador personal.

Entrenamiento personal y diversión

4. El entrenador personal solo te manda hacer ejercicios

Muchas personas piensan que un entrenador personal solo te guía en ciertos ejercicios y nada más. Sin embargo el entrenamiento personal va mucho más allá. Para realizar un entrenamiento correcto hay que tener en cuenta el principio de individualidad y de especificidad, todos somos diferentes y por tanto todos necesitamos cosas diferentes.

De hecho un buen entrenador personal debe preocuparse por ti, por tu vida y de tu día a día. La principal característica que define a un entrenador personal es que es un educador físico ya que debe enseñar a la gente como moverse correctamente, lo que les beneficia y lo que no.

5. No es necesario contar con un entrenador personal

Seguramente este sea uno de los principales mitos del entrenador personal infundado por innumerable excusas. En muchas ocasiones me he encontrado personas que dicen no necesitar un entrenador y posteriormente observar esas mismas personas realizando auténticas barbaridades en el gimnasio.

Realmente se piensa que entrenar es fácil y sencillo pero, ¿realmente sabes controlar la dosis del entrenamiento?¿Conoces los componentes de la dosis de entrenamiento y las adaptaciones que se obtienen con una dosis u otra? ¿Conoces la acción biomecánica y muscular de cada movimiento?¿Conoces los ejercicios con alto riesgo de lesión? ¿Conoces los distintos procesos fisiológicos? Si no sabes responder correctamente a estas preguntas es porque probablemente necesites de un entrenador personal que te pueda proporcionar seguridad y confianza a la hora de entrenar.

El ejercicio físico es considerado como una medicina por sus múltiples beneficios, y por ello un experto debería ser quien prescriba el ejercicio físico. Si lo haces por tu cuenta, ten por seguro que el riesgo de lesión será mayor y la efectividad de tu entrenamiento mucho menor.

Beneficios de contratar un entrenador personal

6. No puedo permitirme pagar un entrenador personal

Una de las principales excusas para no tener un entrenador personal es que se piensa que es muy caro. Cierto es que la economía de algunas personas no puede permitir pagar mensualmente a un entrenador personal, pero por otro lado es curioso observar como ciertas personas no se gastan dinero en su salud, en un buen entrenador personal, pero luego disponen de coche de gama alta u otros objetos materiales de alto valor.

Situación más grave aún es cuando se dispone de alguna patología (hipertensión arterial, diabetes, obesidad, esclerosis, dolor lumbar crónico, etc.) y no se invierte en un entrenador personal, lo cual implica a su vez no invertir en salud.

El poder del ejercicio físico adaptado correctamente es realmente increíble en prácticamente gran cantidad de enfermedades. Todo el dinero que no inviertas en prevenir la enfermedad tendrás que invertirlo en tratarla.

¿Cuánto puede costar un entrenador personal?

7. El entrenador personal es solo para gente joven y sana

Muchas personas temen que el entrenador personal no sea apto para ellas/ellos, ya que los cánones sociales del mundo del entrenamiento se asocian a personas jóvenes y esto afecta a la idea sobre el entrenador personal.

El problema va más allá, ya que una vez un entrenador se ha cualificado en su universidad correspondiente, debería de ser capaz de prescribir ejercicio para todo tipo de poblaciones (hernias discales, diabetes, hipertensión arterial, pre y post parto, rendimiento deportivo, sobrepeso, obesidad, etc).

Lamentablemente esto no suele suceder. No obstante un buen entrenador personal podrá entrenar prácticamente a todo tipo de personas, incluso aquellas que puedan tener algún tipo de diversidad funcional.

El entrenador personal es para personas de cualquier tipo

8. El entrenador personal es suficiente para mejorar

Que tengas un entrenador personal no quiere decir que no necesites nada más. Por un lado, si estás entrenando con tu entrenador, no olvides que esto no justifica llevar una alimentación no saludable y adecuada para tus entrenamientos. Por otro lado, también dependerá del número de sesiones que entrenes y tu objetivo.

En este sentido, según el American College of Sport Medicine se recomienda que, para mantenerse saludable, se haga un mínimo de 150 minutos de ejercicio físico semanales a una intensidad moderada u 80 minutos semanales con alta intensidad. Lógicamente, estos parámetros podrían variar dependiendo del tipo de ejercicio.

Razones para contratar un entrenador personal

9. El entrenador personal no puede tratar una lesión

Es realmente común  leer o escuchar opiniones acerca de las lesiones y su tratamiento. De hecho un debate que no cesa en ocasiones y que llega a ser absurdo es si un fisioterapeuta o un entrenador personal es el que debe tratar una lesión. Lo cierto es que ambos deben hacerlo realizando un trabajo multidisciplinar en el que ambos intervengan. No obstante, y según marca la ciencia, en las fases iniciales de una lesión la figura del fisioterapeuta debería de ser más pronunciada y a medida que avanza la lesión sería en este caso la figura del entrenador.

Desde mi punto de vista es cuestión de competencia, si un fisioterapeuta es realmente competente prescribiendo ejercicio físico ¿Por qué no va a poder hacerlo? Por el contrario si un entrenador es realmente competente valorando, evaluando y prescribiendo ejercicio, no hay razón por la que no deba hacerlo. Al final es cuestión de ser o no honesto con tus limitaciones.

¿Puede un entrenador personal tratar lesiones?

10. Tu entrenador te puede hacer una dieta

Esta idea debe ser olvidada, tan solo puede realizarte una dieta un nutricionista, ya que es el encargado y legalmente reconocido para hacerlo. Si es cierto que un entrenador puede recomendarte y darte consejos sobre una nutrición adecuada ya que, como especialista en salud que es, debería conocer aspectos básicos sobre una alimentación saludable.

Referencia

  • Jon Goodman. The 12 biggest myths about personal trainer. Para Livestrong [Revisado en Agosto de 2016].
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.