8 señales de que eres deficiente en vitamina D

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

A diferencia de la mayoría de las vitaminas que consumimos, la vitamina D puede ser absorbida como una hormona: la obtenemos a través de la piel, mediante los rayos del sol y el colesterol, y cada célula del cuerpo tiene receptores para sintetizarla. Todo esto implica que está involucrada en mucho de lo que nos sucede físicamente.

Los principales grupos de personas afectados por la falta de vitamina D son:

  • Las personas de piel oscura.
  • Los ancianos.
  • Las personas con exceso de peso.
  • Los que no toman el sol con frecuencia.
  • Las personas que toman una cantidad insuficiente de leche o pescado en su dieta.

No obstante, ellos no son los únicos, y actualmente se cifra en aproximadamente un billón las personas con esta deficiencia en el mundo. Esta cifra de afectados solo nos indica una cosa: que muchas personas no tienen conciencia plena de los síntomas de la baja vitamina D.

La mayoría de señales de deficiencia de vitamina D son tan comunes que seguramente las sueles pasar por alto. Fatiga, depresión o pérdida del cabello pueden ser síntomas a los cuales no les das importancia, pero que podrían estar advirtiéndote de un problema a largo plazo para tu salud.

Cómo corregir la deficiencia en vitamina d

8 síntomas de deficiencia de vitamina D

1. Alta probabilidad de padecer enfermedades del sistema respiratorio

La vitamina D juega un rol importante en el sistema inmune. De ella depende el fortalecimiento de las células que combaten las enfermedades. La mayoría de enfermedades que se propagan cuando tenemos niveles bajos de vitamina D están relacionadas con el sistema respiratorio. Estas son algunas de ellas:

  • Resfriados.
  • Gripe.
  • Bronquitis.
  • Neumonía.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Consecuencias de déficit de vitamina D

2. Fatiga y cansancio frecuente

El bajo consumo de ciertas vitaminas suele causar niveles anormales de fatiga y cansancio durante el día.

La vitamina D juega un papel clave en esto, pues una de sus funciones es ayudar en la creación de sangre nueva. Cuando la sangre se encuentra baja en el cuerpo, surgen muchos efectos negativos, y el cansancio es uno de ellos.

Ciertos estudios de caso lo han demostrado: un estudio se enfocóen el caso de una mujer que se quejaba de fatiga crónica y dolores de cabeza. Sus niveles de sangre rondaban los 5,9 ng/ml. Tras ser suplementada con vitamina D, sus niveles de sangre aumentaron a 39 ng/ml, y sus síntomas desaparecieron.

3. Dolor en huesos y espalda

Otra función básica de la vitamina D es ayudar en la absorción del calcio. Cuando la absorción de calcio se dificulta, se presentan múltiples efectos negativos en nuestro sistema óseo. Aparte del dolor característico en los huesos, la deficiencia de vitamina D también se manifiesta en dolores crónicos de espalda, sin causa aparente.

Un estudio realizado a 9.000 mujeres en edades avanzadas, demostró que los suplementos de vitamina D les ayudaron a disminuir el dolor de espalda significativamente durante sus actividades diarias.

Consecuencias de tener niveles bajos de vitamina D

4. Depresión

La deficiencia de vitamina D puede ser una causa de depresión, especialmente en el caso de adultos mayores.

Un estudio a largo plazo con pacientes con tdepresión, observó que al menos el 65% de ellos tenía niveles bajos de sangre y de vitamina D. Si bien no se ha establecido si el consumo de suplementos de vitamina D pueda resolver este problema, la relación entre ambos aspectos es significativa.

5. Problemas para cicatrizar heridas

Se suele creer que este es un síntoma casi exclusivo de los pacientes con diabetes. No obstante, varios estudios han demostrado una relación entre este síntoma y la deficiencia de vitamina D. De hecho, un estudio realizado a pacientes con heridas de pie diabético demostró que quienes demoraban más en sanar, presentaban esta deficiencia.

Si bien hay poca evidencia que demuestre que los suplementos de vitamina D puedan resolver cualquier problema de cicatrización o inflamaciones, hay estudios alentadores, como uno sobre pacientes con úlceras en la pierna: luego de ser suplementados con vitamina D, sus úlceras se redujeron un 28%, lo cual es un buen primer indicio.

Señales de baja vitamina D

6. Pérdida de masa ósea

Muchas veces creemos que los problemas en el sistema óseo se deben a no consumir suficiente calcio, cuando en realidad podríamos presentar problemas para absorberlo. Al no absorber más calcio, el cuerpo empieza a desechar el que tenemos en reserva, con lo cual se pierde masa ósea.

Las mujeres mayores (particularmente expuestas a padecer esto) suelen ignorar esta realidad, e incrementan el consumo de calcio en vez de suplementarse con vitamina D, que ayuda a absorber calcio nuevo.

7. Pérdida de cabello

El estrés, la genética y la alimentación alta en grasa no son las únicas causas de la pérdida capilar. Por ejemplo, la pérdida de cabello por sectores (alopecia areata), especialmente en el caso de las mujeres, suele deberse al raquitismo, el cual es producido a su vez por la poca absorción de calcio.

Algunos estudios han demostrado que el consumo de suplementos de vitamina D, incluso de aplicación tópica, favorecen el crecimiento de cabello nuevo.

La falta de vitamina D puede causar pérdida de cabello

8. Dolor muscular

Existe evidencia de que los dolores musculares, tanto en niños como en adultos, pueden deberse a la deficiencia de vitamina D.

Una explicación para esto es que hay receptores de vitamina D en los nociceptores, células capaces de hacernos sentir dolor. Cuando hay deficiencia de vitamina D, estas células se alteran, generando dolor en los músculos.

Un estudio realizado a 120 niños en etapa de crecimiento con deficiencia de vitamina D, demostró que una sola dosis de esta vitamina podía ayudarlos a reducir el dolor en un 57% de los casos.

Cómo corregir la deficiencia de vitamina D

¿Cómo corregir la deficiencia de vitamina D?

Tener deficiencia de vitamina D suele deberse más a desconocimiento que a problemas difíciles de tratar. Para corregirla, basta con seguir unos pocos pasos correctivos a nivel de alimentación y hábitos diarios.

Si crees que tus niveles de vitamina D están bajos, puedes acudir al médico para que te recomiende un suplemento adecuado. No obstante, asumir estos hábitos suelen ser útil también:

  • Busca mayor exposición al sol.
  • Comer alimentos ricos en vitamina D. La yema del huevo, o el pescado como el salmón o los camarones suelen ser buenas opciones.
  • Presta atención a tus hábitos. Ser sedentario o tener una alimentación poco variada suelen ser causas básicas que ignoramos con frecuencia.

Referencia

  • Franziska Spritzler. 8 Signs and Symptons of Vitamin D Deficiency. Para Authority Nutrition. [Revisado en julio de 2016]
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario

Desayuna con Entrenamiento.com
en tu e-mail

Suscríbete gratis a Entrenamiento.com y recibe cada mañana nuestros últimos artículos, 100% libre de spam.