¿Es posible perder grasa localizada?

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

En el mundo del deporte y el fitness se ha popularizado de manera exagerada la venta de productos, artilugios y programas de entrenamiento especialmente diseñados para la pérdida de grasa local, es decir, la eliminación de los depósitos de grasa presentes en una parte de nuestro cuerpo. Pero, ¿es realmente posible perder grasa de manera localizada? ¿Cuántas veces has hecho cientos de repeticiones de abdominales esperando que la grasa ahí presente se eliminase? ¿Cuántas veces has hecho ejercicios de pierna esperando a que tus glúteos y tus piernas no tuviesen tanta grasa y tonificadas? ¿Has llegado realmente a enchufarte una máquina alrededor de tu abdomen con la esperanza de ver resultados?

La industria de estos productos es muy rentable, puesto que juegan con algo importantísimo: vivimos en una sociedad en la que se tiene poco tiempo y todos queremos vernos bien. ¿Timo o realidad?

La fisiología de la pérdida de grasa

El proceso de pérdida de grasa es iniciado por la respuesta hormona producida por varios estímulos como resultado de un requerimiento calórico extra. Debido a este estímulo, como es el ejercicio físico, varias hormonas y encimas son sintetizadas y enviadas al torrente sanguíneo para comenzar la movilización de depósitos grasos. El torrente sanguíneo lleva estas hormonas y encimas por todo el cuerpo, incluidos los pequeños capilares y la circulación colateral. De hecho, es en la circulación colateral donde se encuentra el tejido adiposo.

Así pues, dicha hormonas y encimas no son llevadas a un punto localizado de nuestro cuerpo, a ese punto que deseamos que pierda grasa, sino al torrente sanguíneo que recorre todo nuestro cuerpo. Por tanto, todo el tejido adiposo corporal es estimulado al mismo tiempo para liberar grasa en forma de triglicéridos, glicerol y ácidos grasos.

Por tanto, es fisiológicamente imposible conseguir la pérdida localizada de grasa, puesto que es imposible que la respuesta hormonal no llegue a todo el cuerpo.

perder grasa

¿Por qué la grasa se deposita en algunos sitios específicos?

Si eres mujer, es muy probable que los depósitos grasos tiendan a acumularse en tus muslos y glúteos. Si eres hombre, es muy probable que se acumulen en la zona abdominal y sacrolumbar (vulgarmente conocido como “cinturón de grasa”). ¿Por qué? Genética. Los depósitos de grasa se distribuyen para cada persona de una manera, dependiendo de la genética del individuo.

Aquellas zonas donde se deposita mayor cantidad de grasa, normalmente, son los primeros en empezar a desaparecer y los últimos en desaparecer del todo, aunque también es posible que en dicha zona se tenga una mala circulación colateral, lo cual entorpece la movilización de tejido adiposo.

Si bien es posible que, por genética, una persona pierda más grasa de una zona corporal, realmente todo el cuerpo tiende a perderla en la misma proporción. Existen partes de nuestro cuerpo donde la pérdida de grasa es visiblemente más pronunciada, lo cual no implica que se haya perdido grasa en mayor proporción. Varios ejemplos típicos de este hecho son los dedos, cara y cuello, donde una pérdida de grasa aparenta ser mayor debido a su pequeña circunferencia en comparación con el abdomen, cintura o piernas.

Conclusiones

Concentrar el entrenamiento físico en zonas localizadas de nuestro cuerpo con la intención de perder mayor cantidad de grasa en dichas zonas es algo totalmente contraindicado. La pérdida de grasa localizada es fisiológicamente imposible.

Por ello mismo, nuestro entrenamiento físico a la hora de perder grasa debe centrarse en conseguir consumos calóricos elevados a la vez que otorgamos a la musculatura el estímulo necesario para mantenerla, puesto que el objetivo es perder grasa, no perder peso. Serán los ejercicios multiarticulares (tales como sentadillas, press banca, peso muerto y ejercicios de peso corporal) junto con un programa de trabajo cardiovascular los que otorguen mayor cantidad de beneficios a la hora de aumentar la tasa de consumo calórico. Por supuesto, acompañado de una dieta con déficit calórico.

La pérdida de grasa puede ser especialmente difícil para personas con metabolismos lentos y predisposición para ganar peso (endomorfos). La falta de motivación producida por la falta de resultados es muy a menudo explotada por empresas de artilugios para la pérdida de grasa o productos/dietas milagro. Recuerda que el ejercicio físico y la dieta es lo que te darán resultados y, por nada, creas y adquieras productos para la pérdida de grasa localizada.

Lecturas complementarias

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

¡Únete a nuestro nuevo grupo de ofertas en telegram!

8 comentarios en «¿Es posible perder grasa localizada?»

  1. Por favor corrijan la ortografía, eso desdice mucho de quien escribe y pone muy en duda la veracidad de los argumentos aquí expuestos. gracias.

    Responder

Deja un comentario